Sabor a Rianxeira en la Bandera Femenina de La Concha

Rías Baixas ganó la II Bandera Femenina de La Concha tras una regata muy disputada, con tres traineras clasificadas en tres segundos. Getaria-Tolosa fue proa de regata en el largo de ida pero acabó tercero.

14-IX-2009. Gaizka Lasa. San Sebastián

DV. La segunda edición de la Bandera Femenina de La Concha tuvo el mismo ganador que la primera. Las gallegas de Rías Baixas volvieron a imponerse en las mismas aguas un año después. Todo lo demás fue diferente.

Getaria-Tolosa puso contra las cuerdas a las campeonas y favoritas en un primer largo trepidante. Se pusieron como proa de regata gracias a una primera txanpa espectacular pero lejos de venirse abajo aguantaron en cabeza hasta la ciaboga. Bajo el incesante acoso de las gallegas y con Astillero también a menos de una embarcación. La reñida pelea provocó que los tiempos en la ciaboga ya fueran sorprendentemente buenos y que Zumaia se viera descolgada antes de llegar al Aquarium.

La embarcación de Rianxeira entró a la ciaboga a la par de Getaria-Tolosa pero salió mejor que las guipuzcoanas en lo que fue el punto de inflexión de la jornada. Una vez que las cuatro embarcaciones enfilaron el largo de vuelta las gallegas supieron administrar la mínima ventaja con la que salieron de la ciaboga aunque la emoción duró hasta los últimos metros.

Getaria-Tolosa y Astillero se marcaron sendas series ya dentro de la bahía, que las situaron a un sólo segundo de Rías Baixas. Tres embarcaciones casi a la par afrontaron la última txanpa. Lo hicieron bajo la ovación de un público que ha perdido ya hasta el último resquicio de escepcismo hacia una modalidad que, gracia a jornadas como la de ayer, se consolida en el panorama arraunlari.

Las gallegas llegaron con un punto más de fuerza a los últimos metros y pudieron quitarse de encima la presión de sus dos rivales avivando el ritmo hasta 40 paladas por minuto. Abrieron tres segundos en esa serie final y las aguas de la bahía donostiarra tomaron sabor Rianxeira.

Por detrás asistimos a un sprint que puso en pie al personal. Astillero y Getaria-Tolosa, por las calles tres y cuatro respectivamente, aumentaban su ritmo para comprobar que no se deshacía la igualdad. Palada tras palada, la misma distancia. Cero. Tuvo que ser el reloj quien, a través de las centésimas, siempre caprichosas, otorgase el segundo puesto a las cántabras y relegase hasta la tercera posición a las guipuzcoanas. Ambas traineras a tres segundos.

Más atrás, a 22 segundos, finalizó su regata Zumaia. Las chicas de Joseba Aristi ya completaron una gran actuación en la clasificatoria de la víspera y lo de ayer fue un premio añadido para ellas. Se encontraron además con tres rivales de máximo nivel enredadas en un triple pulso, por lo que perdieron contacto antes de lo deseado. A partir de la mitad del primer largo se cumplió la máxima inexorable de este deporte. Quien se queda atrás, lo paga.

Tiempo récord
La igualdad entre las tres primeras y la ansiedad por llevarse una bandera que ya venía marcada en los calendarios de los mejores clubes desde el principio de la pretemporada, en el lejano otoño de 2008, propició un nivel muy superior al del año pasado. Puede haber controversia por la remada de unas y otras pero los tiempos no engañan.

Las ganadoras marcaron un registro de 10:48.20, récord de la Bandera Femenina de La Concha. Con sólo dos ediciones disputadas el mérito no reside tanto en la circunstancia de haber batido el tiempo anterior como en el margen de mejora experimentado en sólo un año. Rías Baixas bajó en 47 segundos el tiempo que ellas marcaron un año antes. Parte de dicha renta puede atribuirse a las condiciones meteorológicas, pero hay que tener en cuenta que en la primera edición se compitió sobre un campo de regateo en calma.

Alegría desbordada
Al finalizar la regata la tripulación gallega estalló en abrazos múltiples que hicieron a la embarcación balancearse hasta el límite sin llegar a volcar. Las remeras manifestaron una alegría desbordada que denotaba la importancia que han otorgado a la competición.

Fueron recibidas con todos los honores en la rampa, que desde el año pasado vive dos veces la fiesta triunfal de acogida a la tripulación ganadora. Getaria-Tolosa y Zumaia también recibieron sus ovaciones al abandonar el agua y, demostrando una gran competitividad, el público también recompensó a Astillero por su entrega.
Las campeonas prometieron fiesta durante toda la jornada. También volver para ganar.





Deja tu opinión

¿Quién crees que va a lograr la victoria final esta temporada? ¿Tienen opciones las traineras guipuzcoanas? Da tu opinión sobre la Liga San Miguel.